¿Por qué sustituir la tierra?

Contrariamente a la creencia de muchos, las plantas no viven de la tierra sino de las sustancias minerales disueltas en el agua y del CO2 del aire; la tierra es sólo el medio de anclaje y el soporte de los nutrientes.

En un medio natural - el bosque, por ejemplo - la tierra se regenera continuamente gracias a la proliferación de una compleja microflora y microfauna, pero en una maceta estos milagros de la naturaleza no pueden producirse.

¿Qué sucede, entonces, con la tierra en las jardineras? ¡ Rápidamente se degrada!

Física y biológicamente Quimicamente
  • Destrucción de la estructura.
  • Compactación.
  • Asfixia radicular (flata de oxígeno, putrefacción...).
  • Destrucción de su bioactividad (la tierra se muere).
  • Desequilibrio químico.
  • Pérdida de elementos nutritivos (empobrecimiento).
  • Acumulación de sales.
  • Elevación del PH.
Consecuencias visibles
Tierra contraída, blanquecina, enmohecida..., carencias (hojas amarillas, con manchas y zonas secas), falta de belleza y aspecto poco saludable, muerte lenta, pérdidas económicas...
Posibilidades
Cambiar regularmente la tierra (Solución provisional, sucia, incómoda y costosa. Sustituirla por un material inalterable (Solución definitiva, límpia, cómoda y rentable).